Ir al contenido principal

Lo que no se lee... Said Dokins mural Entropía

 LO QUE NO SE LEE...

 

Dokins y Dominguez. 28 abril 2019. Foto: N. del Río

Trabajo en progreso. 30 abril 2019. Foto: N. del Río

Trabajo en progreso. 6 mayo 2019. Foto: N. del Río

Said. 6 mayo 2019. Foto: N. del Río

En los grafitis de Said Dokins, (México D.F, 1983) el protagonista es lo que no se lee.


En el muro, cualquier de sus muros, pero en este caso ibicenco, Entropía, realizado entre abril y mayo 2019, para el Bloop International Proactive Art Festival de Ibiza, no se lee el texto, la desmaterialización de la letra gótica lo impide. Esta deconstrucción de la letra gótica inglesa entraña distintas expresiones de rebeldía, es un alarde de liberación del colonialismo que la letra gótica implica..., pero también de la semántica, libera al signo del significado, de la dictadura del papel, del tamaño reducido, del espacio privado, es en realidad, un acto contestatario en toda regla.


Dentro de las variantes del grafiti, podemos definir a Dokins como calígrafo, su formación le ha llevado a estudiar la caligrafía medieval y tres años, la japonesa, Shodō, que significa “el camino de la escritura” y que se ha convertido para este calígrafo callejero en su forma de expresión “outdoor”; pero no única, videos, curatorias, fotografías e instalaciones jalonan su quehacer artístico “indoor” como podemos ver en su extenso currículum.


En Entropía, se ve una caligrafía elegante, ilegible, rota pero a la vez expresiva. Se intuye una reflexión. Pero el idioma del artista, su intención, su declaración de principios no se lee, porque no le interesa hablar de si mismo, sino que se inspira con ideas ajenas. Lo escrito se alimenta de las aportaciones advenedizas, resulta Dokins así un juglar, un contador de historias, a través de los comentarios de los vecinos de los lugares públicos donde interviene; por ejemplo, las palabras propuestas por un grupo de niños que definían Ibiza en el mural del Colegio Sa Graduada, en Historias de una palabra, o de las redes sociales como sucede en Entropía.


Los conceptos quedan borrados, queda alguna pista pero enredada, deconstruida. Es como un recuerdo desdibujado de nuestra memoria, una huella. Un puente que nos conecta con nuestro subconsciente. Sabemos leer pero paradójicamente no entendemos su orden o su significado, vemos signos pero no comprendemos. Es como darle una oportunidad a los textos olvidados, borrados, desorganizados de nuestra memoria, por ello deshace la letra, encripta las palabras, formando parte de nuestro universo simbólico, es una parte de los que somos, nuestros recuerdos, por lo que el valor semántico desaparece.


A través del gesto, la acción, trasciende la cualidad significativa y la propiedad pública. Se convierte en un trazo artístico y a la vez, en una acción personal. Los límites entre el yo y el nosotros, lo público y lo privado se diluyen. Al pintar la fachada de un edificio hace público lo privado, es una intervención en un espacio público para poseer ese espacio, para apropiarse a través de sus gestos, como se apropia el coche del espacio para aparcar en la calle, una posesión efímera, el grafiti está dispuesto para que sea odiado o admirado… forma parte del universo simbólico de los habitantes y visitantes de la ciudad, los límites se diluyen, como las letras. Entramos en la semiótica del arte urbano. Arte de la calle, para todas las edades y los gustos, convencido como está que las palabras tienen que salir fuera del papel para colocarlas en calles, a la vista de todo.



Tampoco se lee en Dokins la herencia estética precolombina, desde los colores elegidos: rojo tezóntle, azul, dorado, plata… hasta el uso del Chalchihuite, símbolo del renacer, del ciclo, del agua y por ende, del orden irrumpido, el caos inducido y vuelta a surgir el orden… su muro es una secuencia de un orden espiral, superpuesto, contrapuesto... símbolo de nuestro aprendizaje.


Con Entropía se ha modificado los perfiles de la ciudad, la entrada de Ibiza, una de ellas, en la calle Mallorca, es diferente, está presente el grafiti de Dokins, arte efímero y callejero, ilegible y cómplice, forma parte ya de nuestras vidas para ser odiado o admirado, entendido o recordado.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Martí Teixidor. Vitriol.Una alma pura

Martí Teixidor.  por N. del Río Obra de Martí Teixidor. Cortesía M. van Steen El próximo día 24 de febrero tendrá lugar la inauguración MT.V=H que permanecerá abierta hasta el 26 de marzo. Podremos verla en el Centro Cívico Fort Pienc. Metro-Arco de Triunfo. Barcelona. Entrar en el universo de Martí Teixidor, "Vitriol", (Barcelona, 1930) no es fácil, sus imágenes invaden los sentidos de una manera angustiosa, escatológica, opresiva... pero a la vez, sensual, erótica, -para algunos-, pornográfica; en sus cuadros se alternan de igual manera, lo monstruoso con lo bello, lo popular con lo culto, provocando inevitablemente imágenes de impacto, con una ejecución impecable. Lo monstruoso para él, responde a la propagación de la incultura, de la destrucción del Arte y cuyos actores: galeristas, marchantes, críticos, son precisamente los que se lucran con la muerte de la pintura a través de la abstracción y la estulticia humana. Una iconografía demoniaca

Exposición De un bosque enaltecido en Can Jeroni Sant Josep . Esculturas Gustavo Eznarriaga. Fotografías Alberto García-Alix.

El viernes 26 de mayo a las 19:30 h. en el Centro Cultural Can Jeroni tendrá lugar la inauguración de la exposición "De un bosque enaltecido" del escultor residente en Ibiza, Gustavo Eznarriaga.  Las obras de este escultor estarán acompañadas por las fotografías que de su obra ha realizado el fotógrafo, premio nacional de fotografía, Alberto García-Alix, autor del catálogo de la muestra. Escena para una sesión fotográfica 12 de marzo. N. del Río Fotografía de Gustavo Eznarriaga y García-Alix 12 de marzo, por N. del Río  Vivir en el interior de la isla, como le sucede a Gustavo Eznarriaga (Madrid, 1955), le permite desarrollar un contacto íntimo con el bosque que se manifiesta en una comprensión no solo visual, sino también, olfativa y táctil del bosque. Es esta complicidad coral lo que emociona en la obra de Eznarriaga, lo hace porque inunda nuestros sentidos, los mima, al ofrecerle distintos placeres forestales. Cada pieza tiene un enigma: un tacto, un olor, un color que le

Civilización Salvaje. Julio Bauzá en Caló de S'Oli

  El próximo sábado 13 de mayo de 2023, en el Auditorio de  Caló de  s'Oli, se inaugura la exposición "Civilización salvaje"  del  polifacético artista Julio Bauzá.  El Ajuntament de Sant  Josep vuelve a apostar por la producciones propias, y por la  selección de artista locales con un fuerte vínculo no sólo con  la isla, sino con su municipio y la cultura generada desde  él en los últimos tiempos. Julio Bauzá y Gerardo Marín durante el montaje. Foto por N. del Río Julio Bauzá (Montevideo, 1936) un artista polifacético.  La arquitectura fue su irrupción en el mundo del arte en su Uruguay natal.  S us aficiones de juventud, tiro con arco y aeromodelismo, le  abrieron la s puerta s a otras disciplinas plásticas, en las que ejerció  como autodidacta. Cerámica, hierro y madera se convirtieron en los   materias en las que iba a expresar su actividad plástica en E uropea,  ( reside en Ibiza desde 1976 ) . P ero, lo que podemos subrayar es que,  sobre todo, un artista guerr