Ir al contenido principal

Asensio. El Eco de un Silencio

Pedro María Asensio. Exposición: El silencio de la Horas. Centro Socio-Cultural S'Alamera.

 

Del 26 de febrero al 20 de marzo de 2011

Póster de la exposición



Fotografias de la exposición cedidas por el artista.
                                         

                                        

EL ECO DE UN SILENCIO
                                                                                        No pregunto si soy feliz o no.”
                                                                                                                         Kavafis

Fue hasta el 20 de marzo del 2011, en el Centro Cultural S’Alamera, donde Pedro Asensio configuró un “espacio de cuestión”: Como si cuestionáramos el paisaje de nuestra felicidad o desdicha, si pudiéramos rodearnos de nuestros recuerdos, experiencias, actos, conocimientos. Si pudiéramos pasear por el pasado y el futuro, por nuestros errores y nuestros aciertos. Si pudiéramos revisar la historia del arte, la literatura, la cultura…

Una muestra de técnicas, lenguajes y materiales que no son simples sumas, este universo presentado no es una acumulación fortuita. Hace un barrido en las múltiples técnicas y en los materiales porque quiere dejar claro la apertura de muchos caminos, de fractales visiones, y de la gran variedad de riesgos asumidos. Por este motivo, Asensio fotografía, graba, dibuja y estampa en el ámbito de lo bidimensional, practica el ready-made y la escultura en el terreno de lo tridimensional. En colaboración con el cineasta ibicenco Villanueva experimenta con el movimiento, la cuarta dimensión.

Ningún campo le es ajeno, investiga en diversas direcciones, donde ideogramas y elegidos objetos se muestran en todas sus recreaciones, cánones, fugas, variaciones y perfiles posibles, como en una polifonía, obsesiva e inquietante, crean distintas armonías de imágenes y en las que se hace presente lo inexorable, como en la sinfonía nº 3 de Górecki que acompaña. Las imágenes transfiguradas, trasformadas y trasgredidas, se configuran en un grafismo que ya no se basta a si mismo. Por ello, el esqueleto, el alfabeto, los números… son tratados de una manera implacable y misteriosa. Se expresan por medios poco convencionales. Los objetos de la vida cotidiana también, ahora son distintos, ahora tienen su espacio y son sagrados. Comparte con Steinbach las preguntas acerca de las actitudes hacia los objetos, llegando a la misma conclusión porque éstos nos proporcionan una gran parte de nuestra identidad. Y por lo tanto, se les ha de dar el respeto que merecen. Al abrigo de cualquier tentación de disolverse, al amparo del desgaste del tiempo, protegidos del olvido, rescatados de donde no existieron y sacralizados por la emoción y el silencio.

El pasado o del futuro no vivido construyen relicarios y altares donde se eleva a la categoría de lo sagrado en el paroxismo de la repetición como en una plegaria. Le crea su propio espacio de recogimiento y contemplación.

En este Santa Sanctórum se aproxima a la Historia del Arte, que queda impregnada por una visión emocionada y determina la intervención en algunas obras ajenas que quedan transformadas, por pura emoción. Un espacio donde “la reflexión entre la emoción y la razón nos hace caminar por el borde de un acantilado, donde el vértigo está asegurado”, en palabras de Asensio. Por eso revisa modos y lenguajes tradicionales, iconos asumidos en la Historia del Arte: una revisión del Vanitas, de los retratos colectivos, los autorretratos, los Bodegones, analiza iconografías consagradas como es el perro en Velázquez o Goya, o la cruz en Tàpies.

A través de la emoción que provoca estas imágenes el espectador puede acercarse a ese elemento “encontrado” o “conocido” lo verá diseminado, repetido, extasiado, iluminado o derrotado. Siguiendo el rastro, probablemente intuido, irónicamente percibido como casual, se alcanza la complicidad Si ves la conexión, experimentas que todo tiene unidad. En el silencio se va distinguiendo susurros, a veces incluso escritos, que muestran la inexorable verdad: “Pues todo lo que vive es sagrado”, “La vergüenza de haber sentido vergüenza”, “No”, “Sí”, “Te llevaré tesoros y los dejaré ante tu puerta”… Así el espectador se transforma en el protagonista, mediante esta complicidad con la imagen, mediante su propia interpretación, a través de la catarsis. Este es el poder sanador del arte.

Dentro de la ironía, hay una muestra de braille, significativamente “Adición” el poema de Kavafis, un poeta incomprendido, escrito en el suelo que nos dice: “yo no soy uno, no soy una de esas unidades. Yo no fui contado en el total”, otra vez no hay una simple suma, aunque lo haya hecho con unidades de catadióptricos para que sean vistos incluso en la oscuridad. No pueden ser leídos por un ciego por su de tamaño, ni por un vidente por desconocimiento. La incomunicación enaltecida irónicamente.

No importa que sigas inocentemente al esqueleto o a los números, a la vergüenza o a la incomunicación, porque no se agota aquí. No importa cuan profundamente conozcas la Historia del arte. No importa si sabes de la obra anterior del artista porque Asensio cuestiona su propia identidad. Para aquellos que sí la conozca crea guiños, no sólo una simple conexión visual, como un homenaje, en la presencia física de alguna pieza ya expuesta, no en el sentido de una retrospectiva. Aquí revisa la identidad de cada época. Las minimiza. No importa que rastree consignas consolidadas en anteriores exposiciones: el pájaro de la serigrafía de “Irreparables”, inundó las construccionesde “Génesis de Tristeza”, donde contemplamos el caos y la muerte y la evocación a la tristeza; el tul negro oferente de “Don´t disturb”, se materializa en la línea del pentagrama del “Futuros pérdidos” desarrollada racionalmente en línea y en color de los “Eneagramas”…“Las Partituras del silencio” planteaba la génesis de la tristeza, la pérdida y la ausencia. Asensio arriesga anteriores exposiciones, vuelve a ofrecerlas no solo por la inclusión material sino por que vuelve a plantearlas insertadas en el silencio.
Lucie-Smith explicaba la revisión que Braque efectuó en su obra tardía como resumen de todas las lecciones de su vida, con las siguientes palabras que parecen corresponderles también: “Su grandeza no resulta de la inspiración nueva, sino del refinamiento de la inspiración”.

En definitiva, lo visible personal y objetual, de su perplejidad, de su arte, invita a una reflexión sobre lo invisible: sobre Dios, la incomunicación, la vergüenza, el amor, el desamor, la muerte y por supuesto, la vida. La ironía en este devenir se introduce para hacerlo más soportable.

Nuria del Río Pinto
Ibiza, 17 de marzo de 2011

Comentarios

Entradas populares de este blog

Martí Teixidor. Vitriol.Una alma pura

Martí Teixidor.  por N. del Río Obra de Martí Teixidor. Cortesía M. van Steen El próximo día 24 de febrero tendrá lugar la inauguración MT.V=H que permanecerá abierta hasta el 26 de marzo. Podremos verla en el Centro Cívico Fort Pienc. Metro-Arco de Triunfo. Barcelona. Entrar en el universo de Martí Teixidor, "Vitriol", (Barcelona, 1930) no es fácil, sus imágenes invaden los sentidos de una manera angustiosa, escatológica, opresiva... pero a la vez, sensual, erótica, -para algunos-, pornográfica; en sus cuadros se alternan de igual manera, lo monstruoso con lo bello, lo popular con lo culto, provocando inevitablemente imágenes de impacto, con una ejecución impecable. Lo monstruoso para él, responde a la propagación de la incultura, de la destrucción del Arte y cuyos actores: galeristas, marchantes, críticos, son precisamente los que se lucran con la muerte de la pintura a través de la abstracción y la estulticia humana. Una iconografía demoniaca

Exposición De un bosque enaltecido en Can Jeroni Sant Josep . Esculturas Gustavo Eznarriaga. Fotografías Alberto García-Alix.

El viernes 26 de mayo a las 19:30 h. en el Centro Cultural Can Jeroni tendrá lugar la inauguración de la exposición "De un bosque enaltecido" del escultor residente en Ibiza, Gustavo Eznarriaga.  Las obras de este escultor estarán acompañadas por las fotografías que de su obra ha realizado el fotógrafo, premio nacional de fotografía, Alberto García-Alix, autor del catálogo de la muestra. Escena para una sesión fotográfica 12 de marzo. N. del Río Fotografía de Gustavo Eznarriaga y García-Alix 12 de marzo, por N. del Río  Vivir en el interior de la isla, como le sucede a Gustavo Eznarriaga (Madrid, 1955), le permite desarrollar un contacto íntimo con el bosque que se manifiesta en una comprensión no solo visual, sino también, olfativa y táctil del bosque. Es esta complicidad coral lo que emociona en la obra de Eznarriaga, lo hace porque inunda nuestros sentidos, los mima, al ofrecerle distintos placeres forestales. Cada pieza tiene un enigma: un tacto, un olor, un color que le

Civilización Salvaje. Julio Bauzá en Caló de S'Oli

  El próximo sábado 13 de mayo de 2023, en el Auditorio de  Caló de  s'Oli, se inaugura la exposición "Civilización salvaje"  del  polifacético artista Julio Bauzá.  El Ajuntament de Sant  Josep vuelve a apostar por la producciones propias, y por la  selección de artista locales con un fuerte vínculo no sólo con  la isla, sino con su municipio y la cultura generada desde  él en los últimos tiempos. Julio Bauzá y Gerardo Marín durante el montaje. Foto por N. del Río Julio Bauzá (Montevideo, 1936) un artista polifacético.  La arquitectura fue su irrupción en el mundo del arte en su Uruguay natal.  S us aficiones de juventud, tiro con arco y aeromodelismo, le  abrieron la s puerta s a otras disciplinas plásticas, en las que ejerció  como autodidacta. Cerámica, hierro y madera se convirtieron en los   materias en las que iba a expresar su actividad plástica en E uropea,  ( reside en Ibiza desde 1976 ) . P ero, lo que podemos subrayar es que,  sobre todo, un artista guerr