Ir al contenido principal

Anthony Johnson. Narración y alegoría




Viernes, 6 de mayo de 2011 |  en   La miranda   
 del  DIARIO de IBIZA

Johnson, narración y alegoría

 
Retrato de Anthony Johnson
                                            
"Foxy Knoxy". Óleo/lienzo 34x25cm.
                                                        
  "Anima". Óleo/lienzo.34x22cm.
                                   
"Virgin sacrifice". óleo/lienzo

"Black bird" óleo/lienzo 1x1 m
  "Studio". Óleo/lienzo 1x1m.
                                                    
Fotografías por N. d. R.


NURIA DEL RÍO PINTO

Anthony Johnson (Londres, 1940) estudió en dos de las más prestigiosas escuelas de arte y artesanía inglesas, Camberwell College of Arts and Crafts (1953-58) y Chelsea School of Art (1958-61), logrando una completa formación como pintor y escultor. Junto a su gran talento natural su formación ha sido decisiva también para conseguir un estilo absolutamente personal y único. Como nota significativa de sus aptitudes innatas hay que tener en cuenta su ingreso en Camberwell College sin haber cumplido la edad requerida. Estas escuelas son fundamentales para comprender el arte contemporáneo de Gran Bretaña de hoy en día y formadoras de las principales figuras artísticas de este país. Pero el camino de Johnson no estaba en su lugar de nacimiento. Con poco más de 20 años tiene su primer contacto con las Pitiüses: el lugar elegido fue Formentera.
Después su inquietud le llevó a recorrer otros espacios españoles: Pirineos, Madrid…e incluso cruzar el océano para llegar a EE UU, donde permaneció diez años. En la década de los 80 regresó a las Pitiüses, esta vez a Eivissa, donde tuvieron lugar exposiciones en diferentes espacios culturales, tales como Sa Nostra, La Caixa y El Mensajero, entre otras. Pero volvió este artista errante a alejarse, para volver en el 2008. En el 2009 tuvimos la oportunidad de ver su obra en una exposición en Ca N’Anneta, Sant Carles, donde aún podemos disfrutar de una selección de ellas.

 

Preciosismo formal

De una sólida formación, su técnica es implacable, de un preciosismo formal inusitado,que se refleja en unos cuadros increíblemente ejecutados. Pero no se queda aquí, esta técnica la conjuga con una temática muy jugosa para la reflexión. Artista existencial, encuentra en la disciplina el método para pintar: «Sin disciplina no se puede ser un pintor. La disciplina enseña»,  citando sus propias palabras; y por otro lado, en el arte encuentra la capacidadde interpretar moralmente al ser humano. 
Luz, forma y color son los tres principales ejes de su expresión. El dominio de estos tres instrumentos provoca un derroche de técnica, pero va más allá, hay algo sobrenatural en sus obras. Johnson funde los logros de la pintura occidental, como un alquimista, conecta los elementos pictóricos para encontrar esa interpretación moral de la realidad del ser humano. Siempre reflexivo, sus complejas imágenes, llenas de simbología, muestran una narración intensa. Citando a Julio Herranz: «Es por un lado su rigurosa perfección formal, tan poco usual en los últimos tiempos; la contundencia de sus torsos, el movimiento delas figuras, el clasicismo del dibujo… a esto hay que añadirle la alucinada interpretaciónde lo que él ha visto y sentido». La temática, la composición, la gravedad, el claroscuro…hipnotizan al espectador para ir poco a poco desvelando una verdad contundente.
La magia de la pintura nos permite penetrar en la verdad más profunda, cualquiera que moralmente sea esta. «Traer lo invisible a lo visible», utilizando sus propias palabras.
La alegoría en la narración le abre la posibilidad de sobrepasar los convencionalismos pictóricos y romper las reglas de la figuración. En el fondo no se debe a ninguna fórmula. Su estudiada visión del alma humana, sus grandezas y sus miserias, el papel redentor de la creación, la feminidad, la religión, la política, la corrupcióndel dinero. Insertos dentro de estos temas aparecen vestigios de pintura abstracta, expresionista, impresionista… A través de sus cuadros enfrenta al espectador a la reflexión sobre la verdadera alma humana: nuestras debilidades, nuestros defectos, nuestras virtudes subyacen en los temas.
Nos lo presenta de manera cautivadora, que nos transforma en protagonista de sus cuadros, las alegorías y los símbolos dejados en ellos crean una complicidad con quien descubre los vínculos. A veces estos vínculos son tan fuertes que físicamente te sientes parte de la obra. Puedes comprender que eres uno más de la multitud de rostros que observan dentro del cuadro. Puedes recordar aquella vez que te juzgaron. Cuando te sentiste abandonado…

Conecta directamente con el espíritu de quien le observa. También son quebrados aquí los límites, la realidad contagia al cuadro y viceversa. Este lenguaje personal y propio, participa de la comprensión de los retratos de Velázquez, los autorretratos de Palmer, de los paisajes de W. Turner y Friedrich, de las pinturas negras de Goya, de la atmósfera de Veermer, pero rastrear estos pintores en su obra significa establecer una conexión con los logros de la pintura occidental que aparecen sin ninguna regla coercitiva que los disponga o limiten. En sus obras hay mucho más que simples homenajeso alusiones.
Sobre todo como buen artista inglés, no pertenece a ninguna escuela. La libertad de ser él mismo. La libertad de pintar. Sus retratos conmueven porque conecta con la cualidad, la bondad o la maldad interior del representado, en esto consiste ser un gran retratista; se puede sentir el tiempo en sus paisajes, tierra, cielo y climatología se unen para transformar la luz e incluso el olor de la tierra, la luz de la luna pocas veces ha sido más luz de luna…

Definitivamente, la obra de Johnson no es fácil. Exige un espectador atento y despierto. Pero merece la pena enfrentarse al reto. La recompensa es inmensa, sobrecogedora, digna de la historia del arte.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Martí Teixidor. Vitriol.Una alma pura

Martí Teixidor.  por N. del Río Obra de Martí Teixidor. Cortesía M. van Steen El próximo día 24 de febrero tendrá lugar la inauguración MT.V=H que permanecerá abierta hasta el 26 de marzo. Podremos verla en el Centro Cívico Fort Pienc. Metro-Arco de Triunfo. Barcelona. Entrar en el universo de Martí Teixidor, "Vitriol", (Barcelona, 1930) no es fácil, sus imágenes invaden los sentidos de una manera angustiosa, escatológica, opresiva... pero a la vez, sensual, erótica, -para algunos-, pornográfica; en sus cuadros se alternan de igual manera, lo monstruoso con lo bello, lo popular con lo culto, provocando inevitablemente imágenes de impacto, con una ejecución impecable. Lo monstruoso para él, responde a la propagación de la incultura, de la destrucción del Arte y cuyos actores: galeristas, marchantes, críticos, son precisamente los que se lucran con la muerte de la pintura a través de la abstracción y la estulticia humana. Una iconografía demoniaca

Exposición De un bosque enaltecido en Can Jeroni Sant Josep . Esculturas Gustavo Eznarriaga. Fotografías Alberto García-Alix.

El viernes 26 de mayo a las 19:30 h. en el Centro Cultural Can Jeroni tendrá lugar la inauguración de la exposición "De un bosque enaltecido" del escultor residente en Ibiza, Gustavo Eznarriaga.  Las obras de este escultor estarán acompañadas por las fotografías que de su obra ha realizado el fotógrafo, premio nacional de fotografía, Alberto García-Alix, autor del catálogo de la muestra. Escena para una sesión fotográfica 12 de marzo. N. del Río Fotografía de Gustavo Eznarriaga y García-Alix 12 de marzo, por N. del Río  Vivir en el interior de la isla, como le sucede a Gustavo Eznarriaga (Madrid, 1955), le permite desarrollar un contacto íntimo con el bosque que se manifiesta en una comprensión no solo visual, sino también, olfativa y táctil del bosque. Es esta complicidad coral lo que emociona en la obra de Eznarriaga, lo hace porque inunda nuestros sentidos, los mima, al ofrecerle distintos placeres forestales. Cada pieza tiene un enigma: un tacto, un olor, un color que le

Civilización Salvaje. Julio Bauzá en Caló de S'Oli

  El próximo sábado 13 de mayo de 2023, en el Auditorio de  Caló de  s'Oli, se inaugura la exposición "Civilización salvaje"  del  polifacético artista Julio Bauzá.  El Ajuntament de Sant  Josep vuelve a apostar por la producciones propias, y por la  selección de artista locales con un fuerte vínculo no sólo con  la isla, sino con su municipio y la cultura generada desde  él en los últimos tiempos. Julio Bauzá y Gerardo Marín durante el montaje. Foto por N. del Río Julio Bauzá (Montevideo, 1936) un artista polifacético.  La arquitectura fue su irrupción en el mundo del arte en su Uruguay natal.  S us aficiones de juventud, tiro con arco y aeromodelismo, le  abrieron la s puerta s a otras disciplinas plásticas, en las que ejerció  como autodidacta. Cerámica, hierro y madera se convirtieron en los   materias en las que iba a expresar su actividad plástica en E uropea,  ( reside en Ibiza desde 1976 ) . P ero, lo que podemos subrayar es que,  sobre todo, un artista guerr